Colombia: Asesinato de periodista, lesa humanidad

Associated Press

BOGOTA, Colombia (AP) — El asesinato del periodista Eustorgio Colmenares Baptista perpetrado hace 20 años fue un crimen de lesa humanidad, determinó el lunes la Fiscalía General, lo que impide que prescriba la acción judicial contra los responsables.

El anuncio de la Fiscalía se conoció un día antes de que se conmemore el vigésimo aniversario del asesinato, cometido por el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Colmenares Baptista fungía en ese entonces como director del reconocido diario La Opinión de la ciudad de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander y a 400 kilómetros al noreste de Bogotá.

"Con base en las evidencias analizadas y por considerar que el crimen se produjo como un patrón sistemático y generalizado contra la población civil, la Fiscalía especializada de Cúcuta decretó la imprescriptibilidad de la acción penal para garantizar el derecho a las víctimas, de obtener verdad, justicia y reparación", dijo el ente investigador a través de un comunicado de su oficina de prensa.

En un artículo publicado en la edición digital de La Opinión, la agencia local Colprensa dio cuenta de que, según la fiscal a cargo de la investigación, "días después del asesinato, se distribuyeron panfletos donde se daba a conocer que 'las muertes no pararían allí' y que la víctima 'obedecía a las clases burguesas' del país".

"El ente acusador expresa que los miembros del ELN 'conocían de la magnitud del comportamiento criminal' de asesinar a un 'prohombre del periodismo regional''', agregó el referido artículo con base, según dijo, en documentos de la Fiscalía.

Colmenares fue asesinado por sicarios a la entrada de su vivienda. Tenía 69 años.

No es la primera vez que la Fiscalía, para evitar la prescripción de procesos clave de la historia reciente del país, eleva a la categoría de crímenes de lesa humanidad asesinatos cometidos hace más de 20 años.

También lo había hecho en los casos de tres importantes dirigentes políticos asesinados: Luis Carlos Galán (1989), Bernardo Jaramillo (1990) y Carlos Pizarro (1990).

En las leyes colombianas la responsabilidad penal en el delito de homicidio prescribe o se extingue transcurridos 20 años. Pero al declarar un crimen como de lesa humanidad, la acción penal puede seguir.

A igual categoría —de lesa humanidad— fue elevado el asesinato en 1986 del periodista Guillermo Cano Isaza, director del diario bogotano El Espectador y quien fue asesinado por orden del capo del cartel de las drogas de Medellín Pablo Escobar.

El año pasado, una fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos consideró también como crimen de lesa humanidad el secuestro de que fue víctima en mayo de 2000 la periodista Jineth Bedoya, entonces redactora de El Espectador y actual subeditora judicial del diario capitalino El Tiempo.

El ELN ha insinuado que quiere iniciar un proceso de paz similar al que actualmente adelantan en Cuba el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según cifras del gobierno, el ELN tiene en sus filas a menos de 1.500 combatientes.

View Comments (0)