Fotos de Kate topless enfurecen al palacio

Associated Press
Kate, la duquesa de Cambridge, se prepara para visitar una mezquita en Kuala Lumpur, Malasia, el viernes 14 de septiembre del 2012. El príncipe Guillermo y Kate se encuentran en una visita de nueve días al Lejano Oriente y el Pacífico Sur en celebración del Jubileo de Diamante de la reina Isabel II. (AP Foto/Mark Baker)
.

View gallery

Kate, la duquesa de Cambridge, se prepara para visitar una mezquita en Kuala Lumpur, Malasia, el viernes …

LONDRES (AP) — Los paparazzi, los medios franceses y la realeza británica. La publicación de unas fotografías de la esposa del príncipe Guillermo en las que aparece topless ha reunido a los mismos jugadores cuyo enfrentamiento terminó con la muerte de su madre, la princesa Diana, en un accidente automovilístico en París.

Guillermo, quien por años ha albergado rencor hacia los paparazzi por el modo en que acosaron a su difunta madre incluso minutos antes de su accidente automovilístico fatal en 1997, estaba claramente enfurecido por las fotos de Kate. La pareja real respondió de inmediato con una demanda a la popular revista francesa de chismes Closer.

Las imagines borrosas, calificadas como un abuso de privacidad "grotesco" por los oficiales del palacio, muestran a Kate, duquesa de Cambridge, usando sólo una tanga diminuta. Son las primeras en mostrar a la posible futura reina parcialmente desnuda.

Los oficiales del palacio de St. James criticaron duramente a la revista momentos después de que las fotos se publicaron el viernes, comparando la intrusión a la privacidad de la joven pareja con la trágica persecución de Diana, que muchos creen contribuyó a su deceso el 31 de agosto de 1997.

Los paralelos entre pasado y presente fueron inquietantes. Diana fue acosada por paparazzi que la fotografiaron con teleobjetivos largos vacacionando en un yate con su novio Dodi y los persiguieron implacablemente en París.

A principios de este mes, un fotógrafo con un lente largo similar capturó a Kate y Guillermo relajándose bajo el sol en una residencia privada en Provence, cerca de la Riviera francesa.

En lugar de cuestionar la autenticidad de las borrosas imágenes, los funcionarios dijeron que parecen genuinas y que nunca debieron ser tomadas, mucho menos publicarse.

"El incidente recuerda los peores excesos de la prensa y los paparazzi durante la vida de Diana, la princesa de Gales, y por lo tanto resulta aún más ofensivo para el duque y la duquesa", dijo un funcionario del Palacio de St. James en un comunicado.

La prensa británica, sumida en un gran escándalo por espionaje telefónico y otros delitos, se abstuvo de usar las fotos, aun cuando The Sun es conocido por publicar a diario imágenes de mujeres topless en su "Página 3".

Las fotografías, que no se consiguen en los puestos ingleses de periódicos, parecen haber unido a muchos británicos a la familia real.

"Creo que es un escándalo", dijo Alice Mason, de 24 años, de Londres. "Estaban de vacaciones en un lugar privado y algún periodista asqueroso tomó fotos. No es de interés público ver esto".

"Ellos siempre van a estar en la luz pública, pero hay una línea, y ellos (la prensa) la cruzaron", añadió. La pareja real tenía "todo el derecho de estar indignada, especialmente después de lo que le sucedió a Diana".

La ira deriva en gran parte del hecho de que Guillermo y Kate se encontraban en una residencia privada cuando fueron fotografiados.

El primer ministro David Cameron emitió su opinión a favor del derecho a la privacidad de la pareja real, que se casó en el 2011 y ha expresado recientemente su interés en tener hijos.

Funcionarios reales han señalado que Guillermo y Kate no deben ser fotografiados cuando no están en público, y ya se habían quejado por la publicación de fotos espontáneas de la pareja paseando a su perrito Lupo un día de invierno en el norte de Gales, donde el príncipe se desempeña como un piloto militar de búsqueda y rescate. El palacio también se quejó por la publicación en una revista australiana de una foto de la pareja en su luna de miel.

Dichas quejas se expresaron discretamente en comparación con las del viernes.

Laurence Pieau, editora de Closer, defendió la decisión del uso de las fotos de Kate topless.

Dijo a la radio francesa que la pareja estaba en una terraza que era visible desde la calle cuando fue fotografiada y que no hizo ningún esfuerzo por esconderse.

Las fotos, insistió, son "alegres", no degradantes.

"No debemos ser tan dramáticos al respecto", expresó, negándose a decir cuánto pagó la revista por las imágenes.

Una abogada francesa experta en leyes de medios dijo que la pareja real tiene argumentos claros en su caso contra la revista. La semana pasada, la primera dama de Francia Valerie Trierweiler consiguió 2.000 euros (2.580 dólares) en daños tras la publicación de unas fotos suyas en bikini.

"Los magistrados franceses toman en cuenta el comportamiento de la víctima cuando la persona se está exhibiendo con alarde frente a las cámaras. Kate Middleton recibirá una compensación por daños porque ella no se comporta de este modo", pronosticó la abogada, Anne Pigeon-Bormans.

__

Los corresponsales de AP Raissa Ioussouf en Londres y Lori Hinnant y Thomas Adamson en París contribuyeron con este reporte.

View Comments (0)