Habla el hombre que definió qué significa ser un hacker

lanacion.com
Habla el hombre que definió qué significa ser un hacker
.

View gallery

"Soy un hacker." La frase la pronuncia, sin titubeos, Pekka Himanen, un finlandés de 39 años que publicó, en 2001, La ética del hacker y el espíritu de la era de la información , un libro fundacional en su análisis de lo que significa la tecnología moderna en nuestra sociedad, y la influencia que tendrán los hackers en la sociedad futura. El hombre no acuñó el término, por supuesto (que ya estaba en uso desde los '70), pero su libro modificó la comprensión que se tiene de la filosofía detrás de un hacker.

La entrevista está por comenzar. El punto de encuentro es un hotel céntrico de la ciudad de Buenos Aires, pero en lugar de recibirnos en el salón exclusivo reservado con este fin, el filósofo Himanen (recibido en la universidad de Helsinki a los 20 años) prefiere reunirse en el café del hotel, rodeado de gente y atento a su entorno.

Este hombre, que hoy es profesor en la Universidad de Arte y Diseño de Helsinki, y profesor visitante de la Universidad de Oxford y el Instituto IN3 de Barcelona, y miembro del Instituto Helsinki para la Tecnología de la Información (HIIT) es autor, también, de El Estado del bienestar y la sociedad de la información: el modelo finlandés , que realizó junto con el sociólogo español Manuel Castells.

Himanen llegó a nuestro país invitado por la Universidad Nacional de San Martín, la Universidad Diego Portales y por la Fundación OSDE, pero además de esta convocatoria también lo trajo una de sus grandes pasiones: la investigación. "Estamos estudiando, junto con Manuel Castells, qué tipo de modelo de desarrollo nuevo se necesita después de la crisis mundial. Me refiero a un modelo de desarrollo económico combinado con desarrollo humano. Creo que es fundamental combinar una economía sustentable con el bienestar sustentable", sostiene al comenzar la entrevista. Según cuenta el filósofo, Argentina es parte de un gran estudio que está llevando a cabo en distintos países de América latina, Asia, África, Estados Unidos y Europa.

¿Usted se considera un hacker?

Sí, claro que sí. Para mí un hacker es alguien creativamente apasionado por lo que hace y quiere hacerlo con otros. No necesariamente tiene que tener que ver con las computadoras, se puede ser hacker del conocimiento o de cualquier otro campo. Es importante decir que utilizo el término hacker en el sentido original del término, que no quiere decir delincuente informático.

¿Y usted es hacker en qué área o con qué especialización?

Yo diría en la filosofía, investigación y quizás en la vida.

¿Cómo es eso?

La etica del hacker es un libro que también habla sobre la filosofía de vida, es decir, uno tiene que preguntarse a sí mismo: ¿cuál es mi pasión creativa? ¿Qué es lo que le da significado a mi vida? Esas son grandes preguntas que todos deberíamos considerar.

Popularmente el término hacker tiene una mala connotación pero según usted explica, es un error. En su libro menciona otro término: cracker ¿Cuál es la diferencia entre ambos?

Hacker quiere decir que la persona es creativamente apasionada por lo que hace, y lo quiere realizar con lo que yo denomino "interacción enriquecedora", es decir con otras personas. Cracker, en cambio, es el delincuente informático, la persona que ingresa en los sistemas informáticos y esparce virus, entre otros delitos.

¿Por qué, entonces, los hackers son considerados delincuentes?

Todo comenzó en los medios de comunicación, en los inicios del software. Por aquel entonces los medios tomaron la palabra hacker y comenzaron a utilizarla como sinónimo de delincuente informático para hacerlo más atractivo y dar impacto en sus noticias, pero la palabra hacker no tiene nada que ver con la delincuencia informática.

Según su libro los hackers informáticos ponen a disposición gratuita de los demás su creación para que la utilicen, pongan a prueba y la desarrollen. ¿Cómo un hacker se transforma en Bill Gates? En otras palabras, ¿cómo se transforma un hacker en un hombre de negocios?

La ética hacker es una ética de trabajo creativa en la era informática que reemplaza lo que Max Weber describió como "ética de trabajo industrial" pero después depende de cuán abierto es uno en el desarrollo de otras cosas. No necesita ser cerrado para ser un éxito, por ejemplo Linus Torvalds está a favor de la apertura total y también ha tenido mucho éxito. Internet corre en Linux, tres de cada cuatro smartphones en el mundo corren en Linux, porque Android está basado en Linux. Pero más allá de eso no hay contradicciones, porque uno puede tener pasión creativa como empresario. Lo importante es dar suficiente nivel de apertura.

¿Cómo ayudan a la sociedad los hackers y las redes sociales en situaciones de conflicto, injusticia social o cuando no hay libertad de expresión?

En situaciones como la guerra de Kosovo o en la Primavera Árabe -levantamientos populares de países árabes realizados entre 2010 y 2012- la difusión de lo que estaba pasando fue a través de las redes sociales. Y es muy importante tener en cuenta que las redes sociales tienen un impacto en la vida real. Si pensamos en la Primavera Árabe, por ejemplo, algunos de los peores dictadores que nosotros pensamos que nunca dejarían el poder, colapsaron. Y las redes sociales colaboraron mucho en la caída de estos dictadores porque la Primavera Árabe estuvo organizada a través de Internet. También en Europa se produjeron hechos similares. Las redes sociales tuvieron gran protagonismo en el movimiento de "Los Indignados", que produjeron cambios políticos en España y en Grecia.

¿Le parece que lo que escribió hace más de una década sigue vigente?

Sí. El libro es más actual ahora. Si uno toma, por ejemplo, el capítulo de open source o de código abierto, su utilización ha crecido exponencialmente si tenemos en cuenta que Internet corre en software en código abierto y se diseminan en varios equipos como teléfono, grabadores digitales y televisores. Probablemente uno no se de cuenta que está utilizando código abierto, pero todos lo estamos utilizando. En cuanto al trabajo empresarial, la nueva ética de pasión creativa enriquecedora está impulsando al Silicon Valley.

¿Cómo ve a la sociedad futura?

Creo que la gran pregunta es lo que hoy estamos investigando en el proyecto que estoy realizando, donde nos damos cuenta que el viejo modelo de desarrollo ha llegado a su fin y ahora tenemos que replantear las prácticas grandes en la economía, la sustentabilidad ecológica. Creo que vamos a necesitar del potencial completo de la cultura de la creatividad y hemos de desarrollar esa nueva forma de bienestar sustentable, especialmente la sustentabilidad ecológica. Debemos tener en cuenta que el planeta no tiene problema en cuanto al cambio climático, puede continuar sin nosotros, pero nosotros no podemos continuar sin el planeta.

Por último, ¿qué trata de decirnos con su libro?

Para mí la clave es que todos debemos preguntarnos: ¿cuál es mi pasión creativa, cuál es mi propósito significativo en esta vida?

View Comments (0)