Honduras: suspenden operaciones de policías

Associated Press

TEGUCIGALPA, Honduras (AP) — El Ministerio de Seguridad de Honduras anunció el miércoles la suspensión de operaciones de todos los policías de investigación criminal del país para realizarles "pruebas de confianza", lo que ha provocado malestar entre los agentes.

El ministerio emitió un comunicado en que afirma que la iniciativa "tiene como propósito liberar temporalmente a los miembros de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) de sus responsabilidades regulares para poder someter al 100% de su personal a las pruebas de confianza".

Añadió que con la suspensión de las operaciones de los agentes se busca evitar que ese personal "esté sometido a la presión laboral antes y durante la realización del trabajo de certificación institucional".

"Esta disposición estará vigente hasta que se concluya este proceso y el personal que lleva casos legales pendientes estará sujeto al llamado de la autoridad fiscal o judicial responsable del mismo", señaló el comunicado.

La orden entró en vigor el miércoles y afecta a unos 1.400 agentes policiales de todo el país.

Associated Press no pudo conseguir ninguna explicación del Ministerio de Seguridad que ha decidido, desde el nombramiento de Arturo Corrales como Ministro el pasado 1 de mayo no atender a la prensa.

Un reportero de Associated Press visitó las instalaciones de la DNIC y comprobó que el trabajo se desarrollaba aparentemente con normalidad aunque el edificio se encontraba resguardado en su perímetro exterior por miembros del grupo COBRA, unidad de intervención de la policía.

Un oficial de la DNIC que no está autorizado a ofrecer declaraciones a la prensa explicó que "nos hemos enterado por la prensa que ha venido a informarnos, a nosotros nadie nos ha comunicado nada y mientras no haya una comunicación directa, de aquí nadie tiene porque irse".

El agente afirmó que "existe un gran malestar y nerviosismo entre los agentes, hemos sabido que en el interior del país se les han retirado las placas y las armas a algunos de los policías de investigación criminal".

Según el mismo agente "por la mañana llegaron varias unidades de los COBRA y hubo momentos de tensión, pero finalmente todo se calmó. Nadie sabe qué va a pasar mañana, nadie nos ha dicho oficialmente que no vengamos a trabajar".

La DNIC es el departamento policial que se encarga de todo lo relacionado con los homicidios en el país así como con las inspecciones oculares, robo de vehículos, levantamientos de cadáveres, balística, antecedentes penales y policiales y registro de armas. Maneja toda la base de datos de investigación policial del país.

Honduras es el país con el índice de homicidios más alto del planeta, 85,5 por cada 100.000 habitantes.

El comunicado del Ministerio de Seguridad también informa que "con el propósito de mantener la atención al público, el trabajo de recolección de denuncias de delitos comunes será realizado por personal de la Dirección Nacional de la Policía Preventiva".

Pero el agente que habló con Associated Press calificó la situación de "caos administrativo" y explicó que "las denuncias se registran a través de un sistema informático con claves personales que poca gente sabe utilizar y es imposible transferirlas de un día para otro".

También explicó que "ningún fiscal puede levantar un cadáver sin la presencia de un agente de investigación de la DNIC".

El malestar entre los agentes es muy alto. "El lunes llegó una inspección del Ministerio de Seguridad para evaluar al personal. Se llevaron a todos los jefes y a varios agentes para someterse a la prueba del polígrafo, iban nerviosos, les sudaban las manos, así no pueden hacerse las cosas", afirmó el agente consultado por Associated Press.

El mismo policía criticó que "el gobierno está haciendo las cosas a la carrera porque se les está acabando el tiempo y no pueden ofrecer ningún resultado".

El gobierno actual dejará el poder en noviembre, cuando se celebran elecciones presidenciales y al congreso nacional.

La policía de Honduras se encuentra sometida a un proceso de depuración debido a sus altos índices de colusión con el delito. El proceso, 13 meses después de ser lanzado puede considerarse un fracaso, registrándose sólo 33 órdenes de separación del cuerpo entre sus aproximadamente 14.000 miembros. Además, de esas 33 órdenes de separación se han aplicado sólo siete, según datos de la Secretaría de Seguridad. Recientemente Estados Unidos decidió retirar su apoyo al proceso de depuración policial por la falta de resultados.

El martes, el congreso de Honduras aprobó una importante modificación a la ley de creación de un nuevo cuerpo policial de élite denominado TIGRES. Si bien originalmente esta unidad de élite iba a estar bajo disciplina, ubicación física y sometida a participación militar, los diputados decidieron finalmente adscribirla al Director General de la Policía Nacional, Juan Carlos Bonilla y eliminar toda alusión al ejército en su esquema de funcionamiento.

Al respecto, un analista de política internacional en Washington opinó la policía hondureña ya ha experimentado una "amplia militarización", y que con la decisión del gobierno de unificar los ministerios de Seguridad y Defensa "aumentará de manera significativa el desvanecimiento de los límites entre las unidades policiales y militares".

Alexander Main, analista del Center for Economic and Policy Research, sostuvo que "si bien hay informes crecientes de matanzas extrajudiciales y otros abusos perpetrados por las fuerzas de seguridad hondureñas, aún prevalece la impunidad. Cuando se suma la militarización creciente a la inacción judicial, es prácticamente inevitable que se agrave la situación de los derechos humanos".

___

Con información del periodista de AP Luis Alonso Lugo desde Washington.

View Comments (1)