¿Los coágulos sanguíneos postquirúrgicos son un signo de calidad hospitalaria?

Reuters

Por Andrew M. Seaman

NUEVA YORK (Reuters Health) - Un equipo halló que los

hospitales de alta calidad y los que regularmente verifican las

complicaciones tienden a tener tasas más elevadas de coágulos

sanguíneos que los centros de menor calidad y que no controlan

con tanta frecuencia la aparición de esos trastornos.

"Usualmente, se piensa que si se tiene una elevada tasa de

complicaciones, no se está haciendo un buen trabajo. Pero, en

este caso, es lo opuesto", dijo el autor principal, doctor Karl

Bilimoria, de Northwestern University y el Hospital Memorial de

Northwestern, Chicago.

Dado que los hospitales y los médicos que controlan para

detectar los coágulos tienden a hallarlos, la cifra daría una

falsa impresión de la calidad de atención, según publica el

equipo en JAMA.

Los coágulos sanguíneos se forman después de una cirugía

porque el cuerpo se prepara para tratar de detener todo

sangrado, según explicó Bilimoria. "Son una complicación

importante. Pueden tener consecuencias graves y fatales si se

desplazan hasta los pulmones", comentó.

La aparición de estos tromboembolismos venosos (TEV) se

puede prevenir si los hospitales detectan a los pacientes de

riesgo y les administran medicamentos para evitar que la sangre

se coagule.

El equipo de Bilimoria analizó información de 2.786

hospitales y 954.926 pacientes que recibieron el alta después de

una cirugía realizada entre el 2009 y 2010. Todos eran

beneficiarios de Medicare.

En uno de los análisis, el equipo comparó a los hospitales

considerados de alta calidad con los de baja calidad. Los

primeros eran, por ejemplo, los que hacían muchas cirugías y

trasplantes, además de ser hospitales universitarios.

Los hospitales de alta calidad tendían a adherir a los

métodos de prevención de coágulos, pero aún así, tenían una

mayor proporción de pacientes quirúrgicos con coágulos que el

resto de los centros.

Los hospitales de alta calidad registraban 6,4 coágulos por

cada 1.000 pacientes quirúrgicos, versus los 4,8 coágulos por

cada 1.000 pacientes de los hospitales de baja calidad. Es más,

los centros que más estudios hacían para detectar los TEV

hallaban y notificaban más del doble de los que informaban los

hospitales que realizaban menos controles.

En un editorial sobre el estudio, el doctor Edward

Livingston, subeditor de JAMA, escribe que los resultados

demuestran que las tasas de TEV que reportan los sitios

oficiales en internet "describen el nivel de agresividad con la

que los médicos detectan (los coágulos sanguíneos), pero

probablemente no estén directamente relacionadas con la calidad

de la atención".

FUENTE: The Journal of the American Medical Association,

online 7 de octubre del 2013.

View Comments (0)