Médicos deben ayudar a reducir disparidades en el acceso a salud de población femenina rural: ACOG

Reuters

Por Anne Harding

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las mujeres de las áreas

rurales tienen un acceso limitado a los

servicios de salud y eso aumenta el riesgo de que tengan

problemas que van entre el tabaquismo y la obesidad hasta el

cáncer de cuello uterino, según informa un documento del Colegio

Estadounidense de Obstetricia y Ginecología (ACOG, por su nombre

en inglés).

"Las condiciones de salud son muy distintas entre las

mujeres rurales y urbanas, y las mujeres de las zonas rurales no

cuentan con el acceso y los servicios que utilizan las mujeres

de las ciudades", dijo la doctora Eve Espey, de University of

New Mexico, Albuquerque, que preside la Comisión de Atención de

la Salud de las Mujeres con Necesidades, de ACOG.

"La creciente disparidad de la riqueza de nuestro país tuvo

un gran impacto", agregó.

En la declaración de la comisión, publicada en la edición de

febrero de Obstetrics & Gynecology, el equipo de Espey propone

ofrecer incentivos económicos para que los médicos trabajen en

las zonas rurales, regionalizar la atención perinatal y utilizar

la telemedicina para ayudar a reducir esas disparidades.

"Lo más importante es crear equipos colaborativos en los

estados para atender las cuestiones específicas de la población

femenina rural y diseñar soluciones para resolver los problemas

más apremiantes", agregó la autora.

"Los estados son distintos, los estados rurales del este no

son iguales a los estados rurales del oeste", dijo.

La comisión menciona también que las tasas de isquemia

cardíaca son más altas en las mujeres rurales que en las mujeres

urbanas y que las primeras son menos propensas que las segundas

a hacerse las pesquisas del cáncer de mama y de cuello uterino.

Las mujeres de algunas zonas rurales son también menos

propensas a comenzar con los cuidados prenatales en el primer

trimestre del embarazo y la mortalidad infantil supera el

promedio nacional en muchos condados rurales.

Las características de las pacientes también influyen en el

bajo acceso a la salud que tienen las mujeres rurales, según

asegura el equipo de Espey.

"Las residentes rurales suelen ser pobres, no tener

cobertura de salud o ser beneficiarias de Medicaid o Medicare;

además, tienen que viajar más para recibir atención o realizar

una consulta clínica, odontológica y mental", escriben los

autores.

La mitad de los condados de Estados Unidos no poseen

obstetras y ginecólogos, sobre todo en las áreas rurales del

centro y la región montañosa occidental del país. Una gran

cantidad de médicos de familia se ocupan de esos servicios en

algunas zonas rurales y aunque cada vez más mujeres están

ejerciendo la obstetricia o la medicina familiar, esas

profesionales no desean trabajar en las regiones rurales.

Los especialistas también señalan que se registró un

descenso de la capacidad de realizar un parto vaginal después de

una cesárea en Colorado, Montana, Oregon y Wisconsin, mientras

que el 87 por ciento de los condados estadounidenses, donde vive

el 35 por ciento de la población femenina en edad reproductiva,

no puede acceder a un aborto asistido.

Es más, el 17 por ciento de los obstetras y ginecólogos de

las ciudades brindan ese servicio, comparado con apenas el 6,5

por ciento de los especialistas que trabajan en zonas rurales.

FUENTE: Obstet Gynecol, 2014.

View Comments (0)