Miles huyen de Siria; rebeldes sostienen guerra de guerrillas

Associated Press
En esta imagen tomada durante un recorrido organizado por el gobierno, un hombre camina entre los escombros esparcidos en la calle después de que las tropas sirias retomaron el control del distrito de Midan, en el sur de Damasco, Siria, el viernes 20 de julio de 2012. (Foto AP/Bassem Tellawi)
.

View gallery

En esta imagen tomada durante un recorrido organizado por el gobierno, un hombre camina entre los escombros …

BEIRUT (AP) — Los rebeldes reforzaron el viernes su guerra de guerrillas para obligar al régimen de Siria a replegarse hacia la capital del país, en una ofensiva que incluyó emboscadas a militares y ataques a cuarteles de policía, mientras miles de civiles aterrados huyeron al Líbano e Irak para escapar de una de las peores olas de violencia durante el conflicto de 16 meses.

La cifra de muertos en dos días fue de más de 470 personas, lo que marca uno de los periodos más mortíferos del levantamiento.

La agencia de refugiados de Naciones Unidas indicó que entre 8.500 y 30.000 sirios han ingresado a territorio libanés en las últimas 48 horas, y miles de iraquíes también han regresado a casa, un viaje amargo para muchos que habían llegado a Siria huyendo de la guerra civil de su propio país.

En Damasco, las fuerzas sirias recuperaron el control de uno de los vecindarios marcados por la guerra y con orgullo mostraron a los reporteros los cadáveres de combatientes rebeldes tirados en calles llenas de escombros.

Pero los rebeldes dijeron que se retiraron para extender su guerra de guerrillas, lo que evidencia la dificultad que ambas partes tendrán para lograr la victoria en Damasco, el bastión central del gobierno del presidente Bashar Assad.

El combate estalló en toda Siria esta semana, las batallas han asolado los vecindarios de Damasco y las cifras de muertos se han disparado. Los cruces fronterizos han caído en manos de los insurgentes y un ataque rebelde con bomba mató a funcionarios de alto rango del régimen de Assad.

El jefe de Seguridad Nacional de Assad, el general Hisham Ikhtiyar, murió el viernes de las heridas sufridas en el atentado dinamitero del miércoles que cobró la vida de otras tres personas, entre ellas el ministro de Defensa y cuñado de Assad. Todos ellos eran clave en los esfuerzos del gobierno para sofocar la insurgencia.

Los combates han acabado con partes de Damasco, donde los rebeldes han atacado al menos dos estaciones de la policía y las fuerzas del gobierno se han lanzado contra distritos rebeldes con morteros, metralletas y ataques de helicópteros.

Los choques fueron iguales a los vistos en otras partes en Siria: los rebeldes desorganizados y con poco armamento evitan el combate directo con las fuerzas del gobierno, mejor equipadas, mientras realizan emboscadas a sus convoyes y puestos de control.

El régimen, por su parte, ha desplegado un aplastante poder de combate, con bombardeos a distancia y el envío de helicópteros de combate que las armas de las fuerzas rebeldes no pueden alcanzar.

"Por lo general hacemos retiradas tácticas por lo que no hay confrontación cara a cara", dijo un rebelde llamado Mohammed de la brigada Aguilas de Damasco vía Skype. "Es como un enfrentamiento entre pandillas. Nos retiramos para poder atacar en un lugar distinto o planear un ataque en un punto de control del régimen".

Como la mayoría de las fuerzas rebeldes, su grupo sólo cuenta con fusiles de asalto y granadas propulsadas con cohetes, pero carecen de armas de largo alcance, lo que los deja en desventaja ante los bombardeos y ataques con helicóptero que realiza el gobierno sirio.

___

Los periodistas de The Associated Press Zeina Karam en Beirut, Albert Aji en Damasco, Edith M. Lederer en Naciones Unidas y Suzan Fraser en Ankara, Turquía, contribuyeron con este despacho.

View Comments (0)