Venezuela: Asamblea Nacional elige directiva

Associated Press
El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se dirige a la asamblea en Caracas, sábado 5 de enero de 2013. Los aliados del presidente Hugo Chávez reeligieron a Cabello como presidente de la Asamblea, que sería el sucesor constitucional del mandatario en ciertas circunstancias. Faltan apenas cinco días para la juramentación de Chávez el jueves, y funcionarios del gobierno insinúan que se podría postergar mientras el presidente sufre una infección respiratoria severa después de ser operado de cáncer en Cuba, (AP Foto Ariana Cubillos)
.

View gallery

CARACAS, Venezuela (AP) — La Asamblea Nacional ratificó el sábado al diputado oficialista Diosdado Cabello como presidente del cuerpo legislativo para este año, lo que despejó las dudas sobre posibles cambios políticos en medio de la crisis que enfrenta el país por las complicaciones de salud que padece el mandatario Hugo Chávez por la reaparición del cáncer.

"Jamás traicionaremos la voluntad del pueblo de Venezuela. Jamás traicionaremos las órdenes e instrucciones del comandante Chávez", dijo Cabello al descartar la posibilidad de diálogo con los opositores, a quienes calificó de "hipócritas" y "fariseos".

"No hay conciliación posible con esa derecha perversa", agregó el dirigente durante un acto a las afueras del Congreso.

A diferencia de otros años, la elección de la directiva del Congreso generó gran expectativa debido a que si la situación de salud de Chávez, quien permanece convaleciente en La Habana, le impide el 10 de enero tomar posesión para un cuarto período, la Constitución prevé que las funciones del gobernante deben ser asumidas por el presidente de la Asamblea Nacional, quien debería llamar a elecciones en 30 días.

El oficialismo, que controla la mayoría del Congreso, ratificó en la presidencia a Cabello, de 49 años. Para la primera vicepresidencia fue elegido Darío Vivas y para la segunda vicepresidencia se designó a Blanca Eekhout, quien repite en el cargo. Ningún diputado de la oposición apoyó la designación de los directivos oficialistas.

El diputado opositor Ismael García rechazó la designación de la nueva directiva, considerándola como una expresión de "sectarismo", "intolerancia" y "visión hegemónica" del oficialismo. "Necesitamos de unidad", dijo García en su discurso, al llamar al oficialismo a un diálogo para enfrentar la difícil situación que enfrenta el país por las complicaciones de salud de Chávez.

Asimismo, el congresista opositor Julio Borges puso en duda la elección de los directivos del Congreso, al señalar que este sábado se dio "un acomodo de repartos por la ruptura que está viviendo el oficialismo".

Borges dijo a la prensa que entre los oficialistas hay una "pelea" para que Cabello no asuma el 10 de enero como presidente encargado, ante la posibilidad de que Chávez no pueda juramentarse en esa fecha.

"Debajo de esa pelea, que es grave, lo que está subyacente es el problema fundamental de lo que significa un modelo que está secuestrado desde La Habana y otros que están aquí en Venezuela que responden más bien a una cúpula, (que) quizás ni representa las fuerzas armadas pero que tiene que ver con el ala militar y que están en pugna", agregó.

La nueva directiva de la Asamblea Nacional, que inició sesiones este sábado, fue elegida por la mayoría simple del Parlamento que controla el oficialismo, con 99 los 165 diputados. Aunque la oposición cuenta con 66 congresistas, nunca es tomada en cuenta por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela para integrar la directiva.

"Ven acá, Nicolás, que usted es mi hermano, 'compae' (compadre). Ellos no entienden de eso, compañero. Ellos entienden de odios y de intereses. Este compañero es mi hermano, es mi camarada y somos hijos de Chávez... A eso sí le tienen terror ellos a la unidad, a la unidad severa", dijo Cabello al abrazarse en público con el vicepresidente Nicolás Maduro ante una concentración de centenares de simpatizantes oficialistas.

Maduro, el gabinete ministerial y los nuevos gobernadores oficialistas acudieron a la Asamblea Nacional para presenciar el acto de elección de la directiva.

El vicepresidente y canciller ratificó el sábado que Chávez, quien permanece convaleciente en La Habana tras una operación compleja a la que fue sometido el mes pasado, puede permanecer en su cargo después del 10 de enero y que podría juramentar en su caso ante el Tribunal Supremo, en una fecha aún por determinar.

"El presidente reelecto está en posesión del cargo... tiene un permiso de la Asamblea expreso para atender su salud y cuando pueda se juramentará ya como presidente en funciones", agregó.

El vicepresidente aprovechó el acto para atacar a algunos empresarios a quienes acusó de almacenar de manera irregular alimentos para generar escasez. Dijo que las autoridades iniciarían inspecciones, con el apoyo de las organizaciones vecinales, en algunas empresas y comercios para verificar la situación de los almacenes y que, de detectarse irregularidades, los empresarios podrían ir presos "por cometer el delito de acaparamiento contra el pueblo".

La oposición ha planteado que si Chávez no puede prestar juramento el 10 de enero por sus complicaciones de salud, el gobierno debe ser asumido por el presidente de la Asamblea Nacional, quien debe llamar a elecciones según lo previsto en el texto constitucional.

"El presidente de la Asamblea que resulte electo va a estar de alguna forma en un rol protagónico en acontecimientos que pueden suceder en Venezuela, dependiendo de lo que ocurra el 10 de enero", dijo el analista político Vladimir Villegas.

Villegas, hermano del ministro de comunicación, indicó a la AP, en entrevista telefónica, que es poco probable que Cabello salga de la presidencia del Congreso, porque ello implicaría la "defenestración" de uno de los colaboradores más cercanos de Chávez, que ha cumplido un rol fundamental en medio de la situación delicada de salud del mandatario.

Cabello, un teniente retirado del Ejército, fue uno de los centenares de oficiales que acompañaron a Chávez en el fallido golpe que encabezó en febrero de 1992.

El analista político expresó que en medio de la crisis que se ha planteado en el país a raíz de la operación a Chávez y las complicaciones subsiguientes, Maduro y Cabello han profesado públicamente una alianza estrecha para mostrar un oficialismo unido.

"Tienen la responsabilidad de mantener unido el chavismo porque la división del chavismo sería la perdición de ambos (Maduro y Cabello). Por eso van a hacer todo lo posible por mantenerse unidos", agregó el analista.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, descartó el sábado que Venezuela esté enfrentando una crisis institucional y ratificó que Chávez, a pesar de sus complicaciones de salud, sigue en sus funciones como presidente.

"El presidente está cumpliendo con su tratamiento médico... es un tratamiento estricto. Todos los que hemos tenido algún familiar que han tenido una infección pulmonar sabemos que es muy delicada la situación que amerita todo los cuidos, toda la precaución necesaria", dijo Villegas a la prensa al ser interrogado sobre el estado de salud del gobernante.

El ex magistrado del Tribunal Supremo de Justicia Román Duque Corredor rechazó el sábado el planteamiento de Maduro en cuanto a que el mandatario puede continuar en su cargo aunque no juramente el 10 de enero. Sostuvo que "el mandato de la Constitución no admite prórroga".

En una entrevista telefónica a la AP, Duque Corredor dijo que no se puede considerar que Chávez pueda continuar en sus funciones indefinidamente porque fue reelegido en los comicios del 7 de octubre. "Lo que hubo fue elecciones, no un plebiscito", acotó.

"No puede hablarse de la prórroga de un mandato como si el presidente después del 10 de enero estuviera en funciones. Lo que procede es determinar en definitiva cual es el estado de salud del presidente", afirmó el jurista al precisar que el Tribunal Supremo de Justicia debe proceder a designar una junta médica para conocer cuál es estado de salud de Chávez y determinar si hay falta temporal o absoluta del gobernante.

Chávez, de 58 años, se sometió el 11 de diciembre a su cuarta operación en un año y medio, dos meses después de ganar la reelección para un mandato de seis años.

El gobernante anunció el 8 de diciembre al país que le había reaparecido el cáncer en la misma región pélvica donde fue operado hace 10 meses atrás y que debía someterse de inmediato a una nueva intervención.

Por primera vez en año y medio de combate al cáncer, Chávez admitió que había riesgo de que quedara inhabilitado y dijo que de complicarse su situación, el vicepresidente debía terminar su período. Agregó que en el caso de llamarse a elecciones de nuevo, Maduro sería el candidato del oficialismo.

Los funcionarios venezolanos dicen que el mandatario se está recuperando a pesar de que fue atendido de una infección respiratoria debida al parecer a la cirugía, que le ha generado una insuficiencia respiratoria.

Las autoridades venezolanas han dado pocos detalles específicos sobre la condición de Chávez y no han ofrecido información sobre su diagnóstico a largo plazo.

Desde que Chávez partió el pasado 10 de diciembre a Cuba para operarse no se le ha visto en público ni ha ofrecido declaraciones en los medios oficiales.

___

Interactivo

http://hosted.ap.org/interactives/2012/chavez-es/

View Comments (33)