Asocian las normas para nadar en los océanos y los lagos con una disminución de los ahogamientos

By Lisa Rapaport

Por Lisa Rapaport

(Reuters Health) - La mortalidad por ahogamiento es entre tres y cuatro veces más baja en los estados con normas para nadar en los océanos, los ríos y los lagos, según indica un estudio de Estados Unidos.

El equipo analizó las estadísticas de los ahogamientos en aguas abiertas de 50 estados del período 2012-2017 y las regulaciones de 30 estados del 2017 para los guardavidas, los equipos de rescate, las señales de alerta, los monitoreos y las notificaciones de seguridad, además de la calidad de vida.

La mortalidad en aguas abiertas de los estados sin regulaciones eran tres veces más altas en los niños y los adolescentes y 4,2 veces más altas en los residentes no caucásicos que en los estados con normas que cubrían aquellos cinco indicadores.

"Mientras que sería obvio que contar con esas medidas evitaría algunas muertes, indica que el estado se comprometió a hacerlo con fondos, educación y entrenamiento", dijo la autora, doctora Linda Quan, del Hospital de Niños de Seattle y la Facultad de Medicina de University of Washington.

La aguas abiertas, como los lagos, los ríos y los océanos, son los sitios más comunes de ahogamiento en los mayores de cinco años, según publica el equipo en Injury Prevention.

Los estados y las comunidades locales implementaron varias políticas para minimizar los ahogamiento, como la demarcación de las áreas para nadar y las señales donde está prohibido nadar cuando los guardavidas no están en funciones. Pero nunca se había revisado la relación entre esas políticas y la prevención de los ahogamientos.

El equipo se concentró en esa relación en los 20 estados con las tasas más altas de ahogamientos y los 10 estados con las tasas más bajas. En el período 2012-2017, en los 30 estados murieron 10.839 personas en aguas abiertas.

Las tasas más altas de ahogamientos se registraron en el noroeste y el sudeste (Hawaii, Alaska, Idaho y Wyoming). Las tasas más bajas se observaron en Rhode Island, Nueva York y Delaware.

Doce de los 30 estados tenían normas para nadar en aguas abiertas. Sólo cuatro (Illinois, Nueva York, West Virginia y New Jersey) contaban con cuatro o cinco regulaciones.

La señalización y la calidad del agua no estuvieron asociadas con los ahogamientos en aguas abiertas, pero tras considerar factores que podían influir, como el área total de agua de los estados y la pobreza, la vigilancia y la planificación estuvieron asociadas con una disminución de los ahogamientos del 45%.

La presencia de guardavidas redujo un 33% la tasa de ahogamiento.


FUENTE: Injury Prevention, online 7 de enero del 2020