Asocian los ronquidos y la apnea con un deterioro temprano de la memoria en los adultos mayores

Por Kathryn Doyle

(Reuters Health) - Los adultos mayores con deterioro

cognitivo leve o Alzheimer y dificultades respiratorias

nocturnas sin tratar comienzan a padecer problemas de memoria a

los 77 años, mientras que aquellos sin esas complicaciones del

sueño comienzan a desarrollar los mismos trastornos cognitivos a

los 90 años.

"No hallamos de que roncar cause demencia", dijo el autor

principal, doctor Ricardo S. Osorio, del Centro para la Salud

Cerebral de la Facultad de Medicina de NYU, en Nueva York.

"Observamos que la edad del deterioro mental se adelantaba

en aquellas personas que decían tener apnea del sueño y no

recibían tratamiento", agregó.

Los problemas respiratorios nocturnos son muy comunes en los

adultos mayores, ya que afecta a casi el 53 por ciento de los

hombres y a más del 26 por ciento de las mujeres, según lo

publicado por el equipo de Osorio en Neurology.

Los autores revisaron las historias clínicas de casi 2.500

personas de entre 55 y 90 años que habían participado de un

estudio previo sobre el Alzheimer, con un control cada seis

meses.

Los que desarrollaron deterioro cognitivo leve o Alzheimer

tendieron a presentar signos de deterioro de la memoria mucho

antes si tenían dificultades respiratorias durante la noche sin

tratar.

Los participantes sin apnea del sueño o con apnea del sueño

que utilizaban un dispositivo de CPAP empezaron a atravesar el

deterioro cognitivo a la misma edad.

"La mayoría piensa que la apnea del sueño afecta sólo a los

hombres de mediana edad obesos y roncadores, pero es mucho más

común en la tercera edad", dijo Osorio por vía telefónica.

Está subdiagnosticada en los adultos mayores y estos

resultados generarán conciencia, aunque no deberían causar

alarma en la población.

El estudio no prueba que exista una relación de causa y

efecto.

El Alzheimer puede provocar trastornos del sueño, pero si

esos problemas afectan la función cognitiva, podría ser por

falta de oxígeno o fragmentación del sueño.

Los resultados también aportan evidencia de que la apnea

obstructiva del sueño no es sólo "una enfermedad grave asociada

con la morbilidad o la mortalidad cardiovascular, sino también

con la salud cerebral y neurocognitiva", indicó el doctor

Timothy I. Morgenthaler, de la Clínica Mayo, Rochester,

Minnesota.

Dado que la apnea del sueño está tan subdiagnosticada, el

especialista, que no participó del estudio, señaló que muchos

participantes que dijeron que no la padecían quizás convivían

con ese trastorno, lo que marcaría la diferencia real en la edad

de aparición del deterioro cognitivo.

FUENTE: Neurology, online 15 de abril del 2015.