Disminuyen las malformaciones cardíacas complejas en niños con síndrome de Down

Por Marilynn Larkin

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las malformaciones cardíacas

congénitas complejas no son tan comunes como lo eran hace años

en niños con síndrome de Down, según un equipo sueco.

"Con la implementación de la pesquisa antenatal, se abortan

muchos embarazos con síndrome de Down diagnosticado", publica en

Pediatrics el equipo del doctor Stefan Johansson, del Instituto

Carolino de Estocolmo. Por lo tanto, "poco se conoce del

fenotipo cardiovascular de los bebés con síndrome de Down que

nacen actualmente".

Los autores revisaron los registros nacionales de atención

del período 1992-2012 y calcularon el riesgo de malformaciones

cardíacas congénitas cada tres años de acuerdo con la edad

materna, la paridad, el IMC, el tabaquismo, la diabetes, la

hipertensión y el género del bebé.

El equipo observó que al 54 por ciento de los bebés con

síndrome de Down se le diagnosticaba una malformación cardíaca.

El año de nacimiento no estuvo asociado con el riesgo de

desarrollar alguno de esos defectos congénitos y el riesgo de

padecer una malformación cardíaca compleja se redujo

significativamente en el tiempo.

El riesgo en el período 2010-2012 se redujo casi un 40 por

ciento respecto al período 1992-1994 (RRa=0,62), mientras que el

riesgo de desarrollar un defecto septal ventricular (DSV)

aislado o un defecto septal auricular creció significativamente

en los últimos años.

Los tres diagnósticos cardíacos congénitos más comunes

fueron el defecto septal auriculoventricular (42 por ciento), el

DSV (22 por ciento) y el defecto septal auricular (16 por

ciento). Aunque el defecto septal auriculoventricular era mucho

más común que el DSV en 1992-1994, se igualaron en el período

2010-2012.

"A muchos padres con recién nacidos con síndrome de Down se

les informa que el riesgo de malformaciones cardíacas complejas

es alto. Por lo tanto, a todos los bebés con síndrome de Down se

les debería realizar un ultrasonido cardíaco después del parto",

dijo Johansson.

"Pero nuestro estudio demuestra que el riesgo de desarrollar

esas malformaciones se redujo un 40 por ciento. Pese a que es la

misma anormalidad genética basal (una tercera copia del

cromosoma 21), la 'expresión' síndrome de Down cambió en una

dirección más favorable. La baja del riesgo de malformaciones

cardíacas complejas reduce las cirugías torácicas, lo que es un

gran alivio para muchas familias y bebés", agregó.

El cardiólogo pediátrico Shaji C. Menon, de University of

Utah, Salt Lake City, opinó: "El resultado más importante de

este estudio es la reducción significativa en el tiempo de la

proporción de bebés con síndrome de Down que nacen con

malformaciones cardíacas complejas, como el defecto septal

auriculoventricular, mientras que el porcentaje de bebés con

malformaciones cardíacas simples, como el defecto septal

auricular y el DSV aislado, disminuyeron".

FUENTE: Pediatrics, online 1 de junio del 2016