Familias navajo tienen electricidad por 1ra vez

Por FELICIA FONSECA
Esta foto proveída por el Proyecto Salt River muestra a Margie y Alvin Tso en su casa en la Nación Navajo en Arizona, el 20 de febrero del 2014. (Foto AP/Cortesía de Salt River Project Utility, Michael McNamara)
Esta foto proveída por el Proyecto Salt River muestra a Margie y Alvin Tso en su casa en la Nación Navajo en Arizona, el 20 de febrero del 2014. (Foto AP/Cortesía de Salt River Project Utility, Michael McNamara)

FLAGSTAFF, Arizona, EE.UU. (AP) — La vida se ha vuelto un poco más fácil para Margie y Alvin Tso.

La pareja, que crio ocho hijos en el área de LeChee de la Nación Navajo, lo hizo sin electricidad en su casa. Para Margie Tso, eso significó lavar la ropa en una palangana con una tabla de lavar y cocinar en un horno de leña. Los niños hacían las tareas escolares a la luz de una lámpara de queroseno y no tenían televisión.

Por la noche, las luces de una planta eléctrica cercana iluminaban el rancho, pero pasaron décadas antes que un cable fuese extendido hasta su casa. Cuando Maggie Tso se enteró del proyecto para conectar su casa y decenas otras al tendido eléctrico, ella vio cada poste ser colocado más y más cerca. El lunes pasado, los Tso tuvieron electricidad por primera vez.

Los niños "crecieron en una situación difícil, y nosotros con ellos", le dijo Margie Tso a The Associated Press. "Pero sobrevivimos, y ahora disfrutamos estas luces".

La electricidad es un elemento básico en las vidas de la mayoría de las personas, pero es considerada un lujo en porciones de la Nación Navajo. En esta reservación de casi 70.000 kilómetros cuadrados que abarca partes de Arizona, Nuevo México y Utah, unas 15.000 viviendas no tienen electricidad, dijo Deenise Becenti, portavoz de la Autoridad Tribal de Servicios de los Navajo.

Algunos navajos prefieren no tener electricidad para tratar de mantener un estilo de vida tradicional. Otros viven a kilómetros de distancia entre sí, lo que dificulta conectar las casas, dijo Becenti.

"No podemos pedirles a las familias que vivan más cerca, porque han vivido en estas tierras durante generaciones", dijo.

El proyecto en LeChee, una pequeña comunidad en las afueras de Page, es resultado del financiamiento mixto de agencias federales, la autoridad tribal de servicios y los dueños de Navajo Generating Station, administrada por el Proyecto Salt River. El proyecto de 4,8 millones comenzó en el 2012 con el objetivo de conectar 63 viviendas y deberá ser completado el año próximo.

Más de 120 kilómetros (75 millas) de cables del tendido eléctrico han sido instalados.

La falta de tendido eléctrico ha forzado a algunos residentes navajos a ser creativos. Algunos han usado baterías para operar televisores, energía solar para la iluminación y generadores para efectos electrodomésticos. Laverne Etsitty y su esposo, Dennis, han estacionado sus camionetas cerca de su casa para poder usar las baterías y un convertidor de corriente para ver televisión y cargar sus celulares.

Otros residentes compran hielo regularmente para mantener fríos los alimentos. Laverne Etsitty le dijo a funcionarios del Proyecto Salt River que ella espera con ansias el momento de no pasar más por esos trabajos.

"Todo el mundo sueña con un refrigerador y una estufa nueva", dijo. "Yo quiero aparatos eléctricos, como hornos de microondas, y una tostadora. Usualmente, tengo que poner el pan bajo la parrilla para tostarlo".

Margie Tso está contenta de que ahora va a poder leer más. Ella y su esposo, ambos de más de 80 años, son ministros que organizan un campamento veraniego cristiano. Han usado un generador para iluminar el evento y uno en casa. Pero Margie Tso dice que el generador no era confiable y tenían que cuidarse de cuáles aparatos podían usar al mismo tiempo.