Juez deja en libertad a acusados de asesinato

Spd/dz/od

GUATEMALA (AP) — Un juez guatemalteco ordenó libertad para los hermanos José Estuardo y Francisco José Valdés Paiz, quienes han cumplido tres años en prisión acusados por el Ministerio Público de haber pagado a sicarios para asesinar a su primo Rodrigo Rosenberg, aunque creyendo que iban a matar a otra persona.

El juez Oscar Sagastume, ordenó que los hermanos Valdés Paiz sean juzgados por el asesinato de Rosenberg. Diego Moreno Botrán y Nicolaid Rodolfo Ibarra Figueredo, también señalados en el delito, fueron enviados a juicio por el mismo caso pero por delitos menores.

Rosenberg, un prominente abogado guatemalteco, fue asesinado el 10 de mayo de 2009 tras dejar grabado un video en que acusaba al entonces presidente Álvaro Colom de ser el responsable de su muerte, lo que generó, según el mismo Colom, la crisis más grave de su gobierno.

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un organismo creado por la ONU que es querellante en el proceso, determinó tras una investigación que Rosenberg había planeado su propia muerte. Contrató a sicarios para que lo ejecutaran y pidió a sus primos que les pagaran para matar a alguien que supuestamente lo estaba extorsionando. Los primos lo hicieron y de esa manera quedaron implicados en el delito, aunque sin saber que la víctima sería el propio Rosenberg.

David Pineda abogado defensor de Ibarra Figueredo, explicó que los procesados quedaron con prohibición de salir del país y vigilancia permanente de la Policía Nacional Civil.

Diego Álvarez, vocero de la comisión de la ONU, dijo que no apelará la decisión de dejarlos en libertad porque es algo que estaba previsto. "El juez ha ordenado que vayan a juicio por el crimen del abogado Rosenberg, se confirma que hay evidencias suficientes para juzgarlos, en este caso ha habido mucha presión y dinero de por medio, es importante reconocer que nadie está por encima de la ley", dijo Alvarez por teléfono a The Associated Press.

La Comisión de la ONU y el Ministerio Público presentaron 122 medios de prueba entre pruebas balísticas, análisis de comunicaciones telefónicas, grabaciones en video y testimonios contra los hermanos Valdés Paiz, acusándolos de homicidio en grado de complicidad. Los acusados podrán obtener su libertad luego de pagar una fianza de un millón de quetzales, unos 130.000 dólares.

Por el crimen se han sentenciado a condenas entre 8 y 48 años de prisión a 9 personas a quienes el Ministerio y la Comisión de la ONU consideran autores materiales del crimen.