Los cerebros de adultos mayores a menudo alojan cuatro proteinopatías comunes

Redacción Reuters

Por Redacción Reuters

NUEVA YORK (Reuters Health) - La presencia de cuatro proteínas mal plegadas asociadas con la neurodegeneración es común en el cerebro de los adultos mayores y eso está relacionado con la demencia y la disfunción cognitiva, de acuerdo con un nuevo estudio.

Las proteínas mal plagadas -ovillos neurofibrilares tau, beta amiloides, alfa-sinucleína y proteína de unión a ADN de respuesta transactiva 43 (TDP-43)- a menudo se encuentran en el cerebro envejecido.

Pero pocos estudios habían investigador el fenotipo de "proteínas cuádruples mal plegadas" (QMP, por su nombre en inglés) como bautizó la coexistencia de las cuatro proteinopatías el equipo de Erin L. Abner, de University of Kentucky, Lexington.

El equipo usó los resultados de las autopsias del cerebro de 375 personas que habían participado en un estudio comunitario longitudinal sobre el envejecimiento y la demencia del Centro de Alzheimer de University of Kentucky. Tenían, en promedio, 86,9 años; el 61,9% era mujer y el 96,8% era caucásico.

Las proteinopatías múltiples eran comunes: el 43,2% tenía dos proteínas mal plegadas, el 38,1% tenía tres y el 12,3% tenía cuatro, según publican los autores en JAMA Neurology.

La prevalencia de la demencia era más alta en el grupo con QMP (89,1%), seguido del grupo con las proteínas tau, beta amiloide y TDP-43 (81,7%), el grupo con las proteínas tau estadio Braak V o VI y beta amiloide (71,9%) y la proteína tau, beta amiloide y alfa-sinucleína (61,1%).

En cambio, en los 45 participantes con un diagnóstico final de deterioro cognitivo leve (DCL), ninguno tenía QMP.

El tiempo promedio con DCL era más corto en el grupo con QMP, lo que sugiere una enfermedad más agresiva en esos pacientes.

El score final más bajo de la Escala MiniMental se detectó en el grupo con QMP y en el subgrupo con función cognitiva inicialmente normal, aun 12 años antes de morir.

"Estas observaciones son importantes para la práctica clínica y la salud pública, dado que las estrategias para prevenir y manejar el Alzheimer sería difícil debido a la existencia no reconocida de múltiples neuropatologías adicionales", finaliza el equipo.

El estudio no contó con financiamiento comercial y Abner no hizo comentarios sobre el estudio.

FUENTE: JAMA Neurology, online 22 de junio del 2020