‘Necesitamos ayuda, y la necesitamos ahora’. Iglesia vuelca su atención a refugiados

·5 min read

Poco después de que Kabul cayera en manos de los talibanes, los pastores de la Iglesia Northwood recibieron llamadas telefónicas y mensajes de texto de World Relief para decirles que debían prepararse para la llegada de refugiados al Norte de Texas.

También se les explicó que iban a necesitar voluntarios.

La iglesia, con una larga historia de trabajo en Afganistán, dio un paso al frente y capacitó a unos 150 voluntarios para ayudar con todo, desde cómo mudarse a apartamentos hasta como encontrar autos donados y buscar trabajo.

Bob Roberts, pastor principal global de la Iglesia Northwood, contó que cuando llegó la llamada de World Relief, informando sobre la llegada de alrededor de 1,000 refugiados al Metroplex, él y el pastor principal Scott Venable comunicaron a su congregación que había una necesidad inmediata de voluntarios.

“Literalmente nos levantamos (durante el servicio dominical) y dijimos que necesitamos ayuda, y la necesitamos ahora”, relató Roberts.

Roberts sabía que su congregación daría un paso adelante y se ofrecería para ayudar, tanto así que la iglesia ha recaudado 50,000 dólares para asistir a los asilados.

“También sabemos que estamos viviendo un tiempo muy polarizado en este momento en la cultura e historia estadounidense, por lo que es fundamental que haya voces alternativas que sean cristianas y evangélicas que digan ‘hey, amamos a nuestro prójimo, incluso a la gente a la que algunos consideran nuestros enemigos. Los amamos’ ”, reconoció Roberts.

La fecha límite para que Estados Unidos abandonara Afganistán fue el 31 de agosto. Según informes de prensa, Estados Unidos transportó por aire a más de 120,000 personas fuera del país desde que Kabul cayó ante los talibanes el 15 de agosto. CNBC informó que funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos dijeron que más de 23,876 refugiados afganos habían llegado a los Estados Unidos para el 1 de septiembre y que la mayoría de ellos habían sido alojados en siete bases militares en todo el país.

Refugee Services of Texas anticipa la asignacón de unas 574 visas especiales de inmigrante (SIV) y sus familias en Texas para fines de septiembre. Desde el 1 hasta el 31 de agosto, la agencia otorgó un total de 77 titulares de SIV y sus familias, incluidos 19 en Dallas y 10 en Fort Worth, según un correo electrónico enviado al Star-Telegram.

Caridades Católicas de Fort Worth declaró a través de un correo electrónico que durante las últimas dos semanas, 30 refugiados se han asentado en Fort Worth y 19 en Dallas.

En Northwood Church, ahora que 150 miembros han pasado por el entrenamiento, están esperando la llegada de estos refugiados que podría ser en cualquier momento, según Roberts.

Formación de voluntarios

Hurunnessa Fariad, directora de alcance de la Red de Vecinos Multirreligiosos y refugiada de Afganistán, estuvo en Northwood para ayudar con la capacitación.

Fariad y su familia huyeron de Kabul cuando los soviéticos invadieron Afganistán. Ella llegó a Estados Unidos en 1983.

Relató que desde que Kabul cayó ante los talibanes, ha experimentado muchas emociones, como cuando recibió mensajes de familiares que querían salir de Afganistán o cuando vio imágenes de personas asesinadas en el aeropuerto internacional Hamid Karzai.

Pero reconoció que se siente alentada por el apoyo que está viendo en Estados Unidos.

“Estoy realmente tan orgullosa y tan honrada de que muchos estadounidenses aquí en los Estados Unidos estén tomando iniciativas para ayudar a los refugiados que están llegando, ya sean cristianos, judíos o personal militar”, expresó.

Fariad, quien es de Washington, D.C., dijo que lo más importante que los voluntarios deben entender es que los refugiados están en un choque cultural cuando llegan.

“Vienen de una sociedad muy conservadora; todo va a ser un shock para ellos ”, explicó. Es importante tener alimentos que sean “halal” que cumplan con las restricciones dietéticas musulmanas, ya que no comen cerdo ni beben alcohol. Las mujeres necesitarán ropa modesta e hiyab, dijo.

Roberts señaló que la conciencia cultural es una parte clave de la formación para trabajar con refugiados. Detalló que es importante construir relaciones lentamente, ya que los tejanos tienden a formar amistades rápidamente.

Los hombres deberían hablar con los hombres y las mujeres deberían hablar con las mujeres, dijo.

“Estas personas están traumatizadas. Vienen y están sufriendo, y van a estar un poco nerviosos. Tienen una cultura muy diferente, una visión del mundo muy diferente, y creo que debemos ser texanos en el mejor sentido de la palabra para servirlos y ayudarlos ... Estás recibiendo personas de una manera que viven toda su vida en una civilización. Eso ha estado ahí durante siglos y milenios, por lo que pretender que sean exactamente como nosotros no es el caso ni es justo ”, declaró Roberts.

Niki Roberts, que coordina a los voluntarios en Northwood, dijo que está formando equipos para ayudar a los refugiados. “Le decimos a nuestra gente que vaya despacio. Ámalos (a los refugiados) pero ámalos a su ritmo “.

Northwood Church tiene una larga historia de trabajo con Afganistán.

Poco después del 11 de septiembre, Roberts comentó que viajó a Afganistán y comenzó a movilizarse con pastores y líderes en proyectos como la construcción de escuelas y clínicas.

“¿Cómo nos llevamos? ¿Cómo nos relacionamos? ¿Cómo nos entendemos unos a otros? ”, se preguntó Bob Roberts.

Maneras de ayudar

Catholic Charities Fort Worth todavía necesita tarjetas de regalo y donaciones de Walmart, incluidos muebles limpios que no hayan estado expuestos a las mascotas. La agencia no acepta colchones.

Caridades Católicas también ofrece capacitación especializada para voluntarios que quieran trabajar con personas que vienen de Afganistán.

Refugee Services of Texas también necesita voluntarios y donaciones.

Our goal is to create a safe and engaging place for users to connect over interests and passions. In order to improve our community experience, we are temporarily suspending article commenting