Qué le pasa a tu cuerpo si sufres dificultad para iniciar o mantener el sueño

Dormir lo suficiente (y bien) es de vital importancia para tu salud

Los trastornos del sueño pueden tener un impacto negativo en todos los aspectos de la vida. (Foto: Stockbyte/Getty Images)

El sueño es un proceso fisiológico de vital importancia para la salud integral de los seres humanos, para la supervivencia del individuo y para el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Si no conseguimos dormir bien se reduce la calidad de vida, aumenta el riesgo de hipertensión y, por tanto, de sufrir un accidente cerebrovascular, y se pueden agravar otras enfermedades que parezcamos.

Pero además nuestras funciones cognitivas se ven afectadas: baja la concentración y la capacidad de atención, el tiempo de reacción aumenta, se pueden producir fallos de memoria, cambios bruscos de humor y alteraciones en el proceso de toma de decisiones, problemas de aprendizaje, etc. Por lo tanto, tener una buena calidad de sueño es fundamental.

image

No descansar pone en peligro las relaciones personales y al rendimiento laboral. (Foto: Stockbyte/Getty Images)

Por todo esto, y con motivo de la celebración del Día Mundial del Sueño, la Sociedad Española de Neurología (SEN) recuerda que la apnea de sueño o SAHS es un trastorno respiratorio que tiene lugar durante el sueño, caracterizado por la repetida obstrucción de las vías respiratorias. Esta obstrucción provoca paradas respiratorias que pueden durar entre unos pocos segundos y varios minutos e impiden que el sueño ejerza su función reparadora.

En España se estima que entre un 20 y un 48% de la población adulta sufre en algún momento dificultad para iniciar o mantener el sueño y que en al menos un 10% de los casos es debido a algún trastorno de sueño crónico y grave, una cifra que incluso podría ser mayor por el alto número de pacientes que no están diagnosticados.

Para saber si tienes este problema debes tener en cuenta los siguientes aspectos: “si el tiempo dedicado a dormir no es suficiente para sentirnos descansados al día siguiente, si hay interrupciones en nuestros ciclos de sueño o no es lo suficientemente profundo para considerarlo restaurador, es que no tenemos una buena calidad de sueño y, por lo tanto es el momento de visitar a un profesional”, explica el Dr. Hernando Pérez Díaz, Coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la Sociedad Española de Neurología.

image

Las condiciones ambientales que nos rodean a la hora de dormir como puede ser la temperatura de la estancia, el ruido o la luz pueden desempeñar un papel significativo a la hora de tener una buena calidad de sueño.

Recientemente un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Stanford de EE.UU. señalaba que el alumbrado nocturno de las calles, y especialmente el de las grandes ciudades, podía interferir en nuestro sueño y provocar que nuestro descanso no sea suficientemente reparador.

Pero también lo son otros condicionantes como la comodidad de la cama, la ingesta de ciertos alimentos o bebidas o el uso de dispositivos electrónicos antes de acostarnos.

image

Además, independientemente de estos factores que pueden interferir en nuestra calidad de sueño y que pueden ser modificables, existe un alto porcentaje de la población que padece algún tipo de trastorno del sueño.

El insomnio es el más frecuente: el 25-35% de la población adulta padece insomnio transitorio y entre un 10 y un 15% , más de cuatro millones de adultos españoles sufre de insomnio crónico.

Tras el insomnio, los trastornos del sueño más comunes son el síndrome de apneas-hipopneas del sueño y el síndrome de las piernas inquietas.

El síndrome de las piernas inquietas afecta aproximadamente a un 5% de la población, siendo las personas mayores de 50 años las más propensas a sufrirlo; mientras que el síndrome de la apnea del sueño afecta a un 2-4% de la población, principalmente a varones adultos con sobrepeso y a mujeres que han pasado la menopausia.

image

La adicción a las ‘pantallas’ ha generado un nuevo tipo de insomnio, el tecnológico. (Foto: Stockbyte/Getty Images)

La SEN estima que el 90% de los pacientes con apnea del sueño o con síndrome de las piernas inquietas no están diagnosticados.

Si después de leer esto crees que esto podría estar sucendiéndote y eres consciente de que no estás descansando de forma adecuada, lo primordial es que acudas a un especialista para que te ayude a solucionarlo.

Our goal is to create a safe and engaging place for users to connect over interests and passions. In order to improve our community experience, we are temporarily suspending article commenting